Sin trazas · Sin gluten & Sin lactosa

Croquetas de gorgonzola y nueces

[Sin gluten · Sin lactosa]

Ingredientes

Elaboración

 

1. Troceamos las nueces al tamaño que más nos guste. Reservamos.

2. Echamos el aceite en una sartén de fondo ancho y pochamos la cebolla.

3. Añadimos la maizena y removemos.

4. Echamos la leche poco a poco para disolver la maizena y hacer la bechamel. Tenemos que evitar que se formen grumos.

5. Añadimos pimienta, nuez moscada y sal al gusto. Removemos.

6. Si la bechamel nos queda con grumos, la batimos con una batidora de mano.

7. Añadimos el queso gorgonzola y mezclamos hasta que se reparta por la bechamel.

8. Echamos las nueces troceadas y removemos. Probamos la mezcla y rectificamos el punto de sal si es necesario.

9. Guardamos la mezcla dentro de una manga pastelera sin poner ninguna boquilla y la dejamos reposar en el frigorífico unas horas.

10. Una vez que haya pasado el tiempo de reposo, cogemos la manga pastelera y hacemos tiras largas sobre una bandeja cubierta con una fina capa de pan rallado.

11. Cortamos las tiras con un cuchillo o con unas tijeras al tamaño que deseemos.

12. Batimos dos huevos en un bol.

13. Cogemos otro bol y echamos pan rallado.

14. Pasamos cada croqueta por el pan rallado de la bandeja donde las teníamos colocadas, después por el huevo batido y finalmente por el bol de pan rallado. Las colocamos en otra bandeja o en un plato.

15. Dejamos reposar las croquetas unos minutos en el frigorífico antes de freír, o bien, las congelamos para otra ocasión. En el momento de freírlas, para que no se abran, hay que cubrir las croquetas por completo con aceite o, al menos, echarles aceite  por encima.

16. Para congelarlas lo ideal es colocar las croquetas en una superficie plana, separadas unas de otras. Una vez congeladas se pueden guardar en una bolsa sin peligro de que se peguen entre sí.